ÁRBOL DE LA VIDA EN TURQUESA

Compartir

Equilibrador Bioenergético del árbol de la vida fabricada en: cobre, bronce, cuarzo blanco, turmalina y turquesa. Está interconectado con la profundidad de la tierra (raíces), la vida superficial (tronco) y el inframundo (copa). Proporciona riqueza, salud y sobre todo sabiduría y autoconocimiento. Potenciador de la creación

 

More details

1 Item

Warning: Last items in stock!

40,00 € tax incl.

Availability: en estock

AR008

New product

El árbol de la vida es un motivo extendido en muchos mitos y cuentos populares por todo el mundo, mediante el cual las culturas trataban de comprender la condición humana y profana en relación con el reino de lo divino y sagrado. Muchas leyendas hablan de un árbol de la vida, que crece sobre el terreno y da vida a dioses o seres humanos, o de un árbol del mundo, a menudo vinculado a un «centro» de la tierra. Es probablemente el mito humano más antiguo, y tal vez un mito universal.

En la mitología del antiguo Egipto, los dioses tenían su asiento en un sicomoro, Ficus sycomorus, cuyos frutos se destinaban a alimentar a los bienaventurados. Según el Libro Egipcio de los Muertos, sicomoros gemelos flanqueaban la puerta oriental del cielo del que el dios sol, Re, salía cada mañana. Este árbol era considerado también como una manifestación de las diosas Nut, Isis y especialmente Hathor, la «Dama del Sicomoro». El Ficus sycomorus se plantaba a menudo cerca de las tumbas, y se creía que un muerto enterrado en un ataúd de su madera regresaba al vientre del árbol-diosa madre.

A menudo se tomaba el árbol de la vida como el centro del mundo. Se lo veía como unión de cielo y tierra, representación de un nexo vital entre los mundos de los dioses y los humanos. Oráculos, juicios y otras actividades proféticas se realizaban a su sombra. En algunas tradiciones, el árbol estaba plantado en el centro del mundo y era visto como fuente de la fertilidad terrestre y de la vida. Se creía que la vida humana descendía de él y que sus frutos daban una vida eterna; y si fuera cortado, toda fecundidad llegaría a su término. El árbol de la vida aparecía generalmente en novelas de aventuras en las que el héroe que buscaba el árbol tenía que superar para ello una serie de obstáculos en su camino.

El Árbol de la Vida de la Cábala (doctrina esotérica medieval del misticismo judío) tenía diez ramas, los Sefirot, que representaban los diez atributos o emanaciones por medio de las cuales lo infinito y lo divino entraría en relación con lo finito. El candelabro ramificado llamado menorah, uno de los más antiguos símbolos del judaísmo, tiene relación con el árbol de la vida. La forma de la menorah habría sido dictada por Dios a Moisés (Éxodo, 25:31-37); había de tener seis brazos, con copas en forma de flor de almendro, con capullos y flores. En los Proverbios 3:18, se dice que la sapiencia es «árbol de vida para los que de ella echan mano».

El llamado árbol del mundo, o árbol cósmico, es otro símbolo como el árbol de la vida. Había un árbol del mundo en el Jardín de Edén del libro del Génesis, y esta tradición es común al judaísmo, al cristianismo y al islamismo. Mitos del árbol cósmico son conocidos en los folclores haitiano, finlandés, lituano, húngaro, indio, chino, japonés, siberiano y chamánico del norte de Asia. Los pueblos antiguos, en particular hindúes y escandinavos, imaginaban el mundo como un árbol divino nacido de una sola semilla sembrada en el espacio; a veces estaba invertido (Hall, 1999). Los antiguos griegos, persas, caldeos y japoneses tenían leyendas que describían el árbol eje sobre el que gira la tierra. Los cabalistas medievales representaban la creación como un árbol con sus raíces en la realidad del espíritu (el firmamento) y sus ramas sobre la tierra (realidad material). La imagen del árbol invertido se ve también en las posturas invertidas en el yoga, en las que los pies se conciben como receptáculos de la luz solar y de otras energías «celestiales» que han de ser transformadas como el árbol transforma la luz en otras energías mediante la fotosíntesis (de Souzenelle, 1991).

Sin embargo, lo más corriente es creer que el árbol cósmico tiene sus raíces en el mundo inferior y sus ramas en lo más alto del firmamento. Se ha considerado siempre como natural y sobrenatural al mismo tiempo, es decir, perteneciente a la tierra pero de algún modo no de la tierra misma. Entrar en contacto con este árbol, o para vivir en o sobre él, suele significar siempre regeneración o renacimiento de un individuo. En muchos relatos épicos el héroe muere sobre el árbol y es regenerado. Hay también la idea de que el árbol del mundo contó la historia de los antepasados, y reconocer el árbol era reconocer el lugar del individuo como ser humano. Generalmente se pensaba que la madera de este árbol era la materia universal. En griego, la palabra hylé significa tanto «madera» como «materia», «primera sustancia» (Pochoy, 2001).

En la mitología nórdica, Yggdrasil («El Caballo del Terrible»), llamado también el Árbol del Mundo, era el fresno gigante que unía y daba cobijo a todos los mundos. Bajo sus tres raíces estaban los reinos de Asgard, Jotunheim y Niflheim. En su base había tres pozos: el Pozo de la Sabiduría (Mímisbrunnr), guardado por Mimir; el Pozo del Destino (Urdarbrunnr), guardado por las Nornas; y el Hvergelmir (Olla Rugiente), fuente de muchos ríos. Cuatro ciervos, que representaban los cuatro vientos, corrían por las ramas del árbol y comían los brotes tiernos. Otros habitantes del árbol eran la ardilla Ratatosk («dientes veloces»), notoria cotilla, y Vidofnir («serpiente del árbol»), el gallo dorado encaramado en la rama más alta. Las raíces eran roídas por Nidhogg y otras serpientes. Según la leyenda, el día de Ragnarok, el gigante de fuego Surt incendiaría el árbol. Otros nombres de Yggdrasil son Bosque de Hoddmimir, Laerad y Caballo de Odin

Los mitos nórdicos cuentan que el dios Odin fue sacrificado, murió y fue colgado de un Yggdrasil. Fue regenerado y volvió a la vida ciego, pero dotado por los dioses del don de la visión divina.

En el mito de Yggdrasil, el fresno pude haberse tomado como símbolo del eje del mundo porque la madera de fresno es particularmente resistente y al mismo tiempo muy flexible, curvándose antes que quebrarse. Ciertas sociedades anteriores a la Edad del Bronce hacían sus utensilios y armas con varas de fresno endurecidas al fuego. Por ejemplo en la Ilíada, el poema épico de Homero que narra la probable guerra del siglo XII o XIII a.C. entre la ciudad de Troya y los atacantes griegos, la palabra griega que significa «fresno» y «lanza» es la misma.

Turquesa

Principales Propiedades esotéricas y curativas de la Turquesa.

Piedra de la Alegría y del Bienestar

Es una piedra femenina, relacionada con la energía lunar de las emociones.

 

Afín al plexo laríngeo, cardíaco, del entrecejo y en el plexo solar.

 

A nivel físico, el color azul verdoso, reúne todas las propiedades curativas, se la recomienda para afecciones respiratorias, laringe, bronquios, pulmones, para amigdalitis, difonía, afonía, tos, falso crup, difteria, bronquitis, asma de origen bronquial y regulariza la glándula tiroides.

Estimula la glándula pituitaria de un modo muy beneficioso. 
Proporciona sensación saludable al organismo. 
Posee poderes curativos gracias a su alto porcentaje de cobre.
Actúa con eficacia en dolores de nuca, problemas en los conductos nasales y membranas mucosas. 
Excelente para la vista y los ojos.

La turquesa actúa sobre la comunicación y la facilidad de palabra, ya que aumenta la capacidad creativa del pensamiento.  
Se la utiliza como amuleto para prevenir el mal de ojo, los hechizos y la magia. Absorbe la energía negativa. 
Mejora la absorción de los elementos nutritivos por lo tanto es muy útil para combatir la anorexia. 
Intensifica su acción en el campo emocional, deparando perspectivas de futuro.
Favorece la apertura del corazón a las emociones y estímulos de los demás. 
Aumenta la memoria.
En meditación, se aplica en experiencias relacionadas con nuestro pasado.
Facilita la expresión equilibrada de la emoción, paz de espíritu, comunicación y equilibrio emocional, actúa sobre el chakra de la garganta.
Asociada con Tauro, Libra y Sagitario. Tiene fama de aportar el amor y fomentar el valor. Dícese también que protege contra la violencia de palabra y hecho. Sirve además para reducir las tensiones corporales y mentales.
Para activar la comunicación.
Contra la fiebre.
Los árabes la conocen como Fairuz o piedra de la suerte, se monta en anillos, collares y pendientes. Eficaz contra el mal de ojo y las afecciones oculares.
Fuerza, Equilibrio, Vitalidad.
Es muy efectiva para problemas respiratorios, alergias nerviosas. Elevación espiritual.

ESCORPIO

Produce en quien la lleva vitalidad, tanto física como psíquica.

Estimula la regeneración de cualquier tejido dañado, sirviendo en forma general para mejorar cualquier tipo de dolencia.

Se recomienda especialmente para las enfermedades circulatorias y las varices.

Es útil en los procesos de recuperación tanto en anorexias como en bulimias.

Es usada también para tratar problemas de los ojos, los conductos nasales y las membranas mucosas, por lo que es útil para prevenir resfriados y recuperarse de los mismos.
Aparte de su valor curativo, es considerada desde la antigüedad como un poderoso amuleto.

Ejercita la capacidad de expresión, comunicación externa e interna.

Absorbe los pensamientos y sentimientos negativos que circulan en torno a la persona que la lleva.

Su color se modifica si la lleva una persona enferma o expuesta a una desdicha inminente.

Actúa con eficacia en casos de problemas cardíacos, pulmonares, respiratorios y de dolores de nuca.

Excelente para la vista y los ojos.

Antidepresiva. Es una piedra relajante. Buena para los estudios y la comunicación.

Es una sanadora muy eficaz

Ofrece bienestar al cuerpo y solaz al espíritu

Es una piedra protectora

Se cree que cambia de color para avisar del peligro de infidelidad

Fomenta la sintonía espiritual y potencia la comunicación con los mundos físico y espiritual

Sobre el tercer ojo, potencia la intuición y la meditación

La turquesa puesta sobre el chacra garganta, libera antiguos votos, inhibiciones y prohibiciones

Permite que el alma vuelva a expresarse

Explora las vidas pasadas

Es una piedra de purificación

Disipa las energías negativas

Limpia la bruma electromagnética

Equilibra y alinea todos los chakcras con los cuerpos sutiles

Sintoniza el nivel físico con el espiritual

Unifica las energías masculinas y femeninas

Promueve la autorrealización

Ayuda a resolver problemas creativamente

Calma los nervios cuando uno tiene que hablar en público

Psicológicamente, fortalece

Disuelve la actitud de mártir o de auto-sabotaje

Infunde calma interna

Estabiliza las alteraciones del estado de ánimo

Estimula el amor romántico

Es excelente para tratar estados de agotamiento

Trata la depresión

Trata los ataques de pánico

Fortalece los meridianos corporales y los campos energéticos sutiles

Potencia los sistemas físico e inmunitario

Regenera los tejidos, favorece la asimilación de los nutrientes, alivia la polución y las infecciones virales

Cura la totalidad del cuerpo, especialmente los ojos, incluyendo las cataratas

Reduce el exceso de acidez y trata la gota, el reuma y los problemas estomacales

Es anti-inflamatoria y desintoxicante, aliviando los calambres y el dolor

Piedra sagrada de Egipto, Persia, Tíbet y de las culturas amerindias. Cuando tiene adherencias de plata es positiva para dar felicidad, salud y vibraciones alegres de bienestar. Con inclusiones de cobre es fuertemente curativa, especialmente en afecciones del sistema respiratorio y pulmonares. Absorbe sentimientos negativos y atrae suerte y armonía. Regala tranquilidad, reposo mental y protección para el alma y el cuerpo. Actúa sobre el chakra coronaria. Quien posea una turquesa jamás tendrá necesidades ni apremios económicos. Simboliza el azul de los mares y el fuego celestial. Su color suele cambiar cuando su poseedor enferma o algo imprevisto le puede pasar. Igual que la Turmalina puede estallar para protegernos si recibe mucha carga negativa. Proporciona gran vitalidad física y psíquica. Estimula la regeneración de los tejidos dañados, actuando de manera general para mejorar cualquier tipo de dolencia. Está indicada especialmente para las enfermedades circulatorias y las varices. Se vincula al plexo solar.

Alivia síntomas de artritis y reuma. Ayuda a dar claridad a la comunicación. 

Acrecienta la sabiduría, el ingenio y la agudeza mental. Es muy útil para los estudiantes.

Es portadora de prosperidad y suerte en asuntos de trabajo y eco­nómicos.

Es eficaz en la meditación e induce al individuo a avanzar espiri­tualmente.

Alivia los dolores producidos por el cáncer y otros dolores agudos.

Ayuda a detener el crecimiento irregular de las células.

Está indicada para curar cálculos renales.

Las vibraciones de la turmalina regulan el sistema endocrino y equilibran las secreciones y los niveles hormonales.

Abre los chakras de la garganta, el corazón, plexo solar y bazo. 

•        Transparencia: de opaca a semitranslúcida

•        Variedades: turquesa persa, de color azul muy intenso. Es la más valorada; Irán, Afganistán, turquesa egipcia: más verdosa y translúcida; Sinaí, turquesa americana: de color azul verdoso, Estados Unidos, México y Canadá.

La turquesa actúa sobre la comunicación y la facilidad de palabra.

Aumenta la capacidad creadora del pensamiento.

Reconocido amuleto para via­jeros. Indicada para prevenir el mal de ojo los hechizos y la magia.

Absorbe la energía negativa.

Flexibiliza las actitudes y los patrones de pensamiento dema­siado dogmáticos o fanáticos. Ayuda a ver el aspecto lúdico de la existencia y a contemplar la vida con más sentido del humor.

Purifica la sangre, por lo que está indicada para el tratamiento de los trastornos circulatorios. Expulsa del cuerpo las toxinas nocivas.

Es recomendable para los que sufren de dolores de cabeza, migra­ñas, cefaleas, así como dolores musculares. Estimula la pituitaria de un modo beneficioso.

Afinidad con los signos de Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio y Acuario.

Utilidades, Aplicaciones y propiedades curativas

Es la piedra de la victoria y los logros; es mágicamente relajante; es buena para las várices y problemas de circulación, así como antidepresiva; favorece el amor y restaura las relaciones rotas; ayuda a los marineros y pescadores en los naufragios; preserva contra los venenos, protege contra el mal de ojo; refuerza el aura, aleja el mal humor y promueve la cordialidad, por lo tanto, atrae a los buenos amigos y mejora las relaciones en general. Atrae la buena suerte, la salud y el triunfo. Es el mejor amuleto para proteger a los jinetes de las caídas e incidentes desagradables; disminuye la caída del cabello; cualquier persona puede hacer uso de esta mágica piedra, pero especialmente indicada a todas aquellas personas que pertenezcan al signo zodiacal de Acuario.

Fortalece el cuerpo físico, regeneración de tejidos, circulación, alinea cuerpos sutiles, protege contra "el mal", aumenta habilidades de comunicación psíquica.

Escorpio, Sagitario y Piscis

Regeneración de tejidos, anorexia nerviosa, aparato respiratorio.

Como turquesa puede ser muy cara de conseguir, la turquinita te puede ayudar igualmente. Lógicamente los efectos más poderosos te los ofrece la turquesa, pero no hay que menospreciar la eficacia de la turquinita. La mejor ayuda que te aporta es la superación del pasado. Es un cristal ideal para sanar todas esas viejas heridas del pasado que no somos capaces de olvidar o dejar atrás. Cuando nuestro pasado está demasiado presente en nuestra vida, realmente no vivimos.

Con estos cristales podrás ver el presente y el futuro con mayor optimismo, arrancando de raíz todo aquello que te ata a lo que ya sucedió. El cristal para el espíritu Son unos cristales que nos pueden ayudar a profundizar en nuestras emociones, para serenarlas y elevarlas. Nos permite explorar el amor universal y abrir nuestra mente a nuevas perspectivas. Además nos puede ayudar a superar el karma. Por lo tanto este cristal se puede utilizar para cualquier tipo de meditación, pero especialmente aquellas relacionadas con el amor y la sanación del pasado. Ideal para el cuarto chakra.


 


 


 
Ancho1,4 cm. aprox.
Peso21. gramos. aporx
diametro4 cm. aprox.

Non hai avaliacións das clientas polo momento.

Escribir unha avaliación

Escribir unha avaliación

Related Products